domingo, 27 de febrero de 2011

JUEGO Y SECRETO

En la vieja casa de los Cordelli había una habitación a la que se entraba para morir, para pasar al mundo de los nunca más recordados.

Quien lo diría. Era la casa más hermosa de la calle, se le cuidaba cada detalle con la dedicación de un artista cuya obra se veía reflejada en un pintoresco jardín de rosas. En las columnas reposaban macetas con helechos que adornaban la entrada, alzándose verdes y elegantes, como dando la bienvenida a todo aquel que visitaba a los Cordelli con el deseo de ingresar en la habitación del olvido.

Simplemente, la persona que quería dejar de soportar el peso de sus fracasos, reposaba en la única cama que había en el cuarto, movía un poco su cuerpo como buscando el punto mas cómodo y, finalmente, cerraba sus ojos, para así ser olvidada por aquellos que una vez la amaron.

Todos los días, al caer la tarde, yo iba a jugar con los hermanos Cordelli. No es que fueran muy interesantes, pero desde que me contaron aquello que consideraban un secreto, no dejaba de visitar la vieja casa. Eran unos chicos traviesos y persistentemente buscaban la manera de entrar de incognitos en la habitación que les era vedada, aún conociendo el castigo por intentar descubrir el arcano oculto de la muerte. Siempre notaba que sus padres se apresuraban preocupados a alejarlos de la estancia. Lo que para los hermanos era un inocente juego de curiosidades, para los señores Cordelli significaba algo más, algo que nunca querían revelar.

Pero aquel día fue extraño, lo que sentía como curiosidad pronto se convirtió en temor cuando los chicos me contaron que su abuela había previsto su entrada al cuarto. Entonces ¿cualquiera podría caer en la tentación de entrar en dicha recamara? Pensé en ese instante.

A pesar de ese temor, me deje llevar placenteramente por la imaginación a ese instante en que la abuela Cordelli daría el último suspiro. Era el momento, atravesé un largo pasillo hasta encontrarme frente a frente con una puerta blanca. El tiempo allí se detuvo, mis dedos empujaron suavemente para dejar entrever unos pies tendidos pesadamente en una cama, luego su cuerpo, que se movía incomodo ¿De qué se trataba todo en realidad? Quería saberlo. La puerta se abría un poco más, como un libro ansioso por mostrar la verdad que tanto has buscado. Hasta que algo la detuvo bruscamente.

Más allá de acomodarse en una cama, nunca logre conocer la manera como sucedió lo misterioso de la muerte. No volví, por cierto, a visitar la vieja casa desde el día en que los Cordelli me sacaron agarrado por las orejas. Y como los años pasaban, ya no quise jugar con los hermanos, temía que me invitaran a entrar en aquel cuarto. Admito que en ciertos momentos de mi vida, nunca habría podido rechazar esa invitación.

...........................................

POEMA

En mis bolsillos se pudren
sucesión de momentos,
aun sin retornar
al fluir de las venas rotas.
                                                                                                      
Javier Córdoba

8 comentarios:

  1. Si lo interezante del relato está en uno de los misterios de antaño; a saber, la muerte como se explica que el inicio del texto nos situé en esta ecuación: MUERTE es igual a SER OLVIDADO POR SIEMPRE. ¿Acaso, sin saberlo, "juego y secreto" está resolviendo el enigma que pretende ser su tensión?


    ATT: ANONIMO

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. No.El hecho de observar a un ser querido tendido en una cama no significa haber comprendido el misterio de la muerte.De hecho, los chicos Cordelli no son conscientes de estar buscando, entre travesura y travesura, la solucion a dicho "enigma". Hay que notar, de igual forma, que la idea de que morir es SER OLVIDADO POR SIEMPRE es del narrador (tambien un niño) , que en este caso participa en el relato,y lo cual seria entonces su percepcion acerca de la muerte.

    ResponderEliminar
  4. hola a todos los chicos de coloquio !!
    me parece que ya esta dicho... la muerte es ser olvidado por tus seres queridos

    ResponderEliminar
  5. A ver, para empezar, aquí hay un error, dice: “se le cuidaba cada detalle con la dedicación de un artista cuya obra se veía reflejada en un pintoresco jardín de rosas”. El error del que hablo está en la conjugación del verbo VER en tiempo presente; así como se publicó está mal, debería ser “cuya obra se vería expuesta en un pintoresco jardín de rosas”.
    Este es un detalle pequeño que seguro algún lector desprevenido dejaría pasar…

    ResponderEliminar
  6. lo importante de este texto creo yo que no radica en la tension sino en la manera como el lenguaje mismo del autor te va marcando la distancia con la imaginacion que lleva implicita toda argumentacion. El modo en que el lenguaje va mostrando las imagenes es la misma como describe el texto y las situaciones, en todo caso veo que si hay alguien en ese grupo que va mejorando con el tiempo y ademas creo en la necesidad de mostrar un lenguaje propio, no jactancioso, si no mas bien idoneo par el lector, la abuela Cordelli y esto es un acierto del autor al usar un apellido digo yo Argentino y o italiano le da el toque cosmopolita y Borgiano que crea la atmosfera de un relato hecho no solo para esta ciudad provinciana si no que tambien para el resto del mundo. Es un buen texto.

    ResponderEliminar
  7. Sería tan bueno, pero se parece tanto a "propiedades de un sillón" de Cortazar

    ResponderEliminar

Comenta esta entrada con críticas constructivas. Y recuerda: escoge bien el sabor de tus palabras, por si alguna vez te toca tragártelas.